sábado, 23 de octubre de 2010

Ramiro García, escultor con latas de refresco


El "mini museo" de esculturas de latas de refresco en su finca de Ávila.

Con este post inauguro una nueva estiqueta: se llama Premios Besaby. Todos los post con esta etiqueta estaran dedicados a una persona que haya hecho algo que merece la pensa saber, aunque la mayoría desconozca lo que hace. Espero que os guste esta etiqueta -se aceptan sugerencias- ;)

El Premio Besaby de ecologia, reciclaje e imaginación de hoy es para... ¡Ramiro García!

Alrededor de 4.000 latas de refresco y un mes ha necesitado Ramiro García para realizar su última obra: un verraco. El verraco forma parte de la colección de monumentos abulenses del artista que comenzó con las Murallas de Ávila -necesitó dos años de trabajo y unas 15.000 latas- y continuó con Los Cuatro Postes, pintados de gris, para simular el granito, la piedra original característica del patrimonio de la ciudad.


Ramiro García
Lo que empezó como un pequeño hobby, con una colección de cervezas traídas desde todas partes del mundo y que ya cuenta con 4.004 latas, se ha terminado convirtiendo en todo un arte que Ramiro exhibe “muy orgulloso” en su casa que, cada vez, se asemeja más a un museo. En él, la creatividad, las latas, la ecología y por supuesto, el reciclaje son los protagonistas.
Para llevar a cabo sus esculturas,Ramiro necesita solamente una cosa: latas de refrescos. “No es fácil conseguir tantas”, afirma, explicando que hay gente que, incluso, le “lanza” bolsas con botes a través de la verja de su casa. Cada vez, más personas conocen su obra y colaboran con la causa, lo que él “agradece”, por pequeña que sea la aportación.
 Para su verraco, por ejemplo, el Campus de Fútbol 'Jorge Barrera', por ejemplo, le regaló las 4.000 latas utilizadas. A la tarea de recoger latas, en las últimas semanas, además, se ha sumado una asociación de personas con discapacidad intelectual de Arévalo, que le entrega los botes para que él devuelva únicamente las anillas, con las que los jóvenes realizan diversos trabajos.
Sus creaciones ya han traspasado las fronteras de la ciudad y gente de todas partes empieza a interesarse por sus trabajos.
Una conocida marca de refrescos, por ejemplo, le encargó la realización de un coche de Fórmula 1, con latas exclusivamente de su marca, aunque el proyecto, finalmente, no se llevó a cabo, pero sí la idea, que ya va tomando forma.
Otra oferta le llegó desde un ecomuseo de Granada, donde querían una escultura del abulense para exhibirla en la entrada. Ramiro les contestó que, “de momento”, no quiere regalar ninguna de sus obras, porque conllevan “mucho tiempo y trabajo” y todavía no está “preparado” para desprenderse de ninguna.

Ramiro García y su F1
Lo más asombroso de todo es que este artista no utiliza ni planos ni medidas: “todo está en mi cabeza”, confiesa. “Se me ocurre una idea y comienzo la construcción, después ya voy retocando, según me parezca”, manifiesta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu comentario aquí :)
Recuerda que si quieres, puedes enviarme un e-mail utilizando el icono de la barra lateral.
¡Gracias por visitar y comentar Besaby!

* Marta *